OCAÑA Y EL DISFRAZ (DEL ALMA TRAVESTIDA)




Publicación: MUNDO
Fecha: ¿?/¿?/¿1977?
Página: 54
Autor: ¿?

Un travestí c...

Yo soy sevillano que llevo seis años en Barcelona y vivo con mi gato Enrique. No es que haya venido aquí para resolver mis cuestiones sexuales, eso lo tenía más que superado en mi pueblo. Ya de pequeñito hacía los amores en un pajar con amiguitos míos, ¡aquello era divino y espontáneo! En cambio, aquí, ahora, todo es más cerebral, más calculado. Marginado no es la palabra, me parece demasiado intelectual, chiquilla.

Pepe Ocaña es un travesti que no ejerce, que es contracultural pero que se ríe de la contracultura, que se codea con la «Gay Divine» y se ríe de ellos, de todos los que juegan a intelectuales, que no sabe ni lo que es el «Front D'allibertament Gay» aunque habla de él. Es un ser absolutamente ingenuo y puro. Pepe Ocaña tiene travestida hasta el alma.

Le encanta disfrazarse, vestirse de mujer. Tiene amigos que le prestan vestidos exóticos, acude a las fiestas vestido de Reina Madre, de pavo real, de apache, de viuda andaluza, de lo que se le ocurre.

Como ahora con eso de la democracia –que no se lo creen ni ellos– se puede hacer algo más que antes, me gusta ponerme un vestido bonito, maquillarme y salir por ahí para divertirme.

Tan pronto te lo encuentras en el «Zeleste» bailando soleares, que en el Café de la Ópera a las doce de la mañana tomando chocolate para acabar la juerga de la noche anterior, que ha hablado de su novio de la ETA y pidiendo ¡Guerra! Pero a él más que por travesti, casi diría que en el fondo lo que le gusta es que le tomen por pintor. «La imaginación al poder, gesto mío», me dice. Su casa es un museo, pinturas [...]


NO TENEMOS EL DOCUMENTO COMPLETO.
SI TÚ LO TIENES, POR FAVOR, MANDA UNA COPIA A:
perepedrals@gmail.com



ARTÍCULOS RELACIONADOS:

> HEMEROTECA OCAÑÍ

No hay comentarios:

LO MÁS VISTO ESTA SEMANA: